Cantitate/Preț
Produs

Trilogia Cincuenta Sombras: Cincuenta Sombra de Grey; Cincuenta Sombras Mas Oscuras Cincuenta Sombras Liberadas 3- Volume Boxed Set

De (autor)
Notă GoodReads:
es Limba Spaniolă Paperback – 13 Nov 2012
Edici n estuche con los tres vol menes de «Cincuenta sombras , la trilog a totalmente adictiva que te obsesionar , te poseer y quedar para siempre en tu memoria.
Descubre el fen meno en el que se basaron las pel culas tan exitosas.

Cincuenta sombras de Grey (Cincuenta sombras 1) Cuando la estudiante de literatura Anastasia Steele recibe el encargo de entrevistar al exitoso y joven empresario Christian Grey, queda impresionada al encontrarse ante un hombre atractivo, seductor y tambi n muy intimidante. La inexperta e inocente Ana intenta olvidarle, pero pronto comprende cu nto le desea.

Grey est atormentado por sus propios demonios y le consume la necesidad de controlarlo todo, pero a su vez se ve incapaz de resistirse a la serena belleza de Ana, a su inteligencia y a su esp ritu independiente. Debe admitir que la desea, pero bajo ciertas condiciones.

Cuando la pareja por fin inicia una apasionada relaci n, las peculiares pr cticas er ticas de Grey desconciertan a Ana, al tiempo que ella descubre los l mites de sus propios y m s oscuros deseos...

Cincuenta sombras m s oscuras (Cincuenta sombras 2) Intimidada por las peculiares pr cticas er ticas y los oscuros secretos del atractivo y atormentado empresario Christian Grey, la joven Anastasia Steele decide romper con l.

Pero el deseo por Christian todav a domina cada uno de sus pensamientos, y cuando finalmente l le propone retomar su aventura, Ana no puede resistirse. Sin embargo, al reanudar su t rrida y sensual relaci n, Ana averiguar a n m s del terrible y doloroso pasado del impetuoso y excitante Cincuenta Sombras, como ella le llama.

Mientras Christian lucha contra sus propios demonios, Ana debe enfrentarse a la ira y la envidia de las mujeres que la precedieron y tomar la decisi n m s importante de su vida.

Cincuenta sombras liberadas (Cincuenta sombras 3) Cuando la inexperta estudiante Anastasia Steele conoci al joven, seductor y exitoso empresario Christian Grey, naci entre ellos una sensual relaci n que cambi sus vidas para siempre. Sin embargo, desconcertada y llevada al l mite por las peculiares pr cticas er ticas de Christian, Ana lucha por conseguir un mayor compromiso por parte de l. Y Christian accede con tal de no perderla.

Ahora, Ana y Christian lo tienen todo: amor, pasi n y un mundo de infinitas posibilidades por delante. Pero Ana sabe que amar a su Cincuenta Sombras, como ella le llama, no es tarea f cil, y que estar juntos plantea un desaf o que ninguno de los dos pod a prever. Ana debe aprender a compartir el opulento estilo de vida de Grey sin sacrificar su propia identidad. Y Christian tiene que sobreponerse a su obsesi n compulsiva por el control mientras lucha contra los demonios de su atormentado pasado.

Pero cuando parece que la fuerza de su relaci n puede superar cualquier obst culo, la fatalidad, el rencor y el destino se conjuran para hacer realidad los peores temores de Ana.

M s de 150 millones de ejemplares vendidos en todo el mundo. 8 millones de lectores en espa ol.

ENGLISH DESCRIPTION

Now available as a three-volume paperback boxed set, E L James's New York Times #1 bestselling trilogy has been hailed by Entertainment Weekly as being "in a class by itself."

Beginning with the GoodReads Choice Award Romance Finalist Fifty Shades of Grey, the Fifty Shades Trilogy will obsess you, possess you, and stay with you forever. This boxed set includes the following novels:

FIFTY SHADES OF GREY When college student Anastasia Steele goes to interview young entrepreneur Christian Grey, she encounters a man who is beautiful, brilliant, and intimidating. The unworldly Ana realizes she wants this man, and Grey admits he wants her, too--but on his own terms. When the couple embarks on a daring, passionately physical affair, Ana discovers Christian's secrets and explores her own desires.

FIFTY SHADES DARKER: Daunted by Christian's dark secrets and singular tastes, Ana has broken off their relationship to start a new career. But desire for Christian still dominates her every waking thought. They rekindle their searing sensual affair, and while Christian wrestles with his inner demons, Ana is forced to make the most important decision of her life.

FIFTY SHADES FREED: Now, Ana and Christian have it all--love, passion, intimacy, wealth, and a world of possibilities for their future. But Ana knows that loving her Fifty Shades will not be easy, and that being together will pose challenges that neither of them would anticipate. Just when it seems that their strength together will eclipse any obstacle, misfortune, malice, and fate conspire to turn Ana's deepest fears into reality.
This book is intended for mature audiences.

Citește tot Restrânge

Preț: 29043 lei

Puncte Express: 436

Preț estimativ în valută:
5622 6835$ 4829£

Carte indisponibilă temporar

Doresc să fiu notificat când acest titlu va fi disponibil:

Preluare comenzi: 021 569.72.76

Specificații

ISBN-13: 9780345805225
ISBN-10: 0345805224
Pagini: 1792
Dimensiuni: 135 x 208 x 81 mm
Greutate: 1.34 kg
Editura: Vintage Espanol

Extras

Me miro en el espejo y frunzo el ceño, frustrada. Qué asco de pelo. No hay manera con él. Y maldita sea Katherine Kavanagh, que se ha puesto enferma y me ha metido en este lío. Tendría que estar estudiando para los exámenes finales, que son la semana que viene, pero aquí estoy, intentando hacer algo con mi pelo. No debo meterme en la cama con el pelo mojado. No debo meterme en la cama con el pelo mojado. Recito varias veces este mantra mientras intento una vez más controlarlo con el cepillo. Me desespero, pongo los ojos en blanco, después observo a la chica pálida, de pelo castaño y ojos azules exageradamente grandes que me mira, y me rindo. Mi única opción es recogerme este pelo rebelde en una coleta y confiar en estar medio presentable.
 
Kate es mi compañera de piso, y ha tenido que pillar un resfriado precisamente hoy. Por eso no puede ir a la entrevista que había concertado para la revista de la facultad con un megaempresario del que yo nunca había oído hablar. Así que va a tocarme a mí. Tengo que estudiar para los exámenes finales, tengo que terminar un trabajo y se suponía que a eso iba a dedicarme esta tarde, pero no. Lo que voy a hacer esta tarde es conducir más de doscientos kilómetros hasta el centro de Seattle para reunirme con el enigmático presidente de Grey Enterprises Holdings, Inc. Como empresario excepcional y principal mecenas de nuestra universidad, su tiempo es extraordinariamente valioso —mucho más que el mío—, pero ha concedido una entrevista a Kate. Un bombazo, según ella. Malditas sean sus actividades extraacadémicas.
 
Kate está acurrucada en el sofá del salón.
 
—Ana, lo siento. Tardé nueve meses en conseguir esta entrevista. Si pido que me cambien el día, tendré que esperar otros seis meses, y para entonces las dos estaremos graduadas. Soy la responsable de la revista, así que no puedo echarlo todo a perder. Por favor… —me suplica Kate con voz ronca por el resfriado.
 
¿Cómo lo hace? Incluso enferma está guapísima, realmente atractiva, con su pelo rubio rojizo perfectamente peinado y sus brillantes ojos verdes, aunque ahora los tiene rojos y llorosos. Paso por alto la inoportuna punzada de lástima que me inspira.
 
—Claro que iré, Kate. Vuelve a la cama. ¿Quieres una aspirina o un paracetamol?
 
—Un paracetamol, por favor. Aquí tienes las preguntas y la grabadora. Solo tienes que apretar aquí. Y toma notas. Luego ya lo transcribiré todo.
—No sé nada de él —murmuro intentando en vano reprimir el pánico, que es cada vez mayor.
 
—Te harás una idea por las preguntas. Sal ya. El viaje es largo. No quiero que llegues tarde.
 
—Vale, me voy. Vuelve a la cama. Te he preparado una sopa para que te la calientes después.
 
La miro con cariño. Solo haría algo así por ti, Kate.
 
—Sí, lo haré. Suerte. Y gracias, Ana. Me has salvado la vida, para variar.
 
Cojo el bolso, le lanzo una sonrisa y me dirijo al coche. No puedo creerme que me haya dejado convencer, pero Kate es capaz de convencer a cualquiera de lo que sea. Será una excelente periodista. Sabe expresarse y discutir, es fuerte, convincente y guapa. Y es mi mejor amiga.
 
 
 
Apenas hay tráfico cuando salgo de Vancouver, Washington, en dirección a la interestatal 5. Es temprano y no tengo que estar en Seattle hasta las dos del mediodía. Por suerte, Kate me ha dejado su Mercedes CLK. No tengo nada claro que pudiera llegar a tiempo con Wanda, mi viejo Volkswagen Escarabajo. Conducir el Mercedes es muy agradable. Piso con fuerza el acelerador, y los kilómetros pasan volando.
 
Me dirijo a la sede principal de la multinacional del señor Grey, un enorme edificio de veinte plantas, una fantasía arquitectónica, todo él de vidrio y acero, y con las palabras grey house en un discreto tono metálico en las puertas acristaladas de la entrada. Son las dos menos cuarto cuando llego. Entro en el inmenso —y francamente intimidante— vestíbulo de vidrio, acero y piedra blanca, muy aliviada por no haber llegado tarde.
 
Desde el otro lado de un sólido mostrador de piedra me sonríe amablemente una chica rubia, atractiva y muy arreglada. Lleva la americana gris oscura y la falda blanca más elegantes que he visto jamás. Está impecable.
 
—Vengo a ver al señor Grey. Anastasia Steele, de parte de Katherine Kavanagh.
 
—Discúlpeme un momento, señorita Steel —me dice alzando las cejas.
 
Espero tímidamente frente a ella. Empiezo a pensar que debería haberme puesto una americana de vestir de Kate en lugar de mi chaqueta azul marino. He hecho un esfuerzo y me he puesto la única falda que tengo, mis cómodas botas marrones hasta la rodilla y un jersey azul. Para mí ya es ir elegante. Me paso por detrás de la oreja un mechón de pelo que se me ha soltado de la coleta fingiendo no sentirme intimidada.
 
—Sí, tiene cita con la señorita Kavanagh. Firme aquí, por favor, señorita Steel. El último ascensor de la derecha, planta 20.
 
Me sonríe amablemente, sin duda divertida, mientras firmo.
 
Me tiende un pase de seguridad que tiene impresa la palabra visitante. No puedo evitar sonreír. Es obvio que solo estoy de visita. Desentono completamente. No pasa nada, suspiro para mis adentros. Le doy las gracias y me dirijo hacia los ascensores, más allá de los dos vigilantes, ambos mucho más elegantes que yo con su traje negro de corte perfecto.
 
El ascensor me traslada a la planta 20 a una velocidad de vértigo. Las puertas se abren y salgo a otro gran vestíbulo, también de vidrio, acero y piedra blanca. Me acerco a otro mostrador de piedra y me saluda otra chica rubia vestida impecablemente de blanco y negro.
 
—Señorita Steele, ¿puede esperar aquí, por favor? —me pregunta señalándome una zona de asientos de piel de color blanco.
 
Detrás de los asientos de piel hay una gran sala de reuniones con las paredes de vidrio, una mesa de madera oscura, también grande, y al menos veinte sillas a juego. Más allá, un ventanal desde el suelo hasta el techo que ofrece una vista de Seat­tle hacia el Sound. La vista es tan impactante que me quedo momentáneamente paralizada. Uau.
 
Me siento, saco las preguntas del bolso y les echo un vistazo maldiciendo por dentro a Kate por no haberme pasado una breve biografía. No sé nada del hombre al que voy a entrevistar. Podría tener tanto noventa años como treinta. La inseguridad me mortifica y, como estoy nerviosa, no paro de moverme. Nunca me he sentido cómoda en las entrevistas cara a cara. Prefiero el anonimato de una charla en grupo, en la que puedo sentarme al fondo de la sala y pasar inadvertida. Para ser sincera, lo que me gusta es estar sola, acurrucada en una silla de la biblioteca del campus universitario leyendo una buena novela inglesa, y no removiéndome en el sillón de un enorme edificio de vidrio y piedra.
 
Suspiro. Contrólate, Steele. A juzgar por el edificio, demasiado aséptico y moderno, supongo que Grey tendrá unos cuarenta años. Un tipo que se mantiene en forma, bronceado y rubio, a juego con el resto del personal.
 
De una gran puerta a la derecha sale otra rubia elegante, impecablemente vestida. ¿De dónde sale tanta rubia inmaculada? Parece que las fabriquen en serie. Respiro hondo y me levanto.
 
—¿Señorita Steele? —me pregunta la última rubia.
 
—Sí —le contesto con voz ronca y carraspeo—. Sí —repito, esta vez en un tono algo más seguro.
 
—El señor Grey la recibirá enseguida. ¿Quiere dejarme la chaqueta?
 
—Sí, gracias —le contesto intentando con torpeza quitarme la chaqueta.
 
—¿Le han ofrecido algo de beber?
 
—Pues… no.
 
Vaya, ¿estaré metiendo en problemas a la rubia número uno?
 
La rubia número dos frunce el ceño y lanza una mirada a la chica del mostrador.
 
—¿Quiere un té, café, agua? —me pregunta volviéndose de nuevo hacia mí.
 
—Un vaso de agua, gracias —le contesto en un murmullo.
 
—Olivia, tráele a la señorita Steele un vaso de agua, por favor —dice en tono serio.
 
Olivia sale corriendo de inmediato y desaparece detrás de una puerta al otro lado del vestíbulo.
 
—Le ruego que me disculpe, señorita Steele. Olivia es nuestra nueva empleada en prácticas. Por favor, siéntese. El señor Grey la atenderá en cinco minutos.
Olivia vuelve con un vaso de agua muy fría.
 
—Aquí tiene, señorita Steele.
 
—Gracias.
 
La rubia número dos se dirige al enorme mostrador. Sus tacones resuenan en el suelo de piedra. Se sienta y ambas siguen trabajando.
 
Quizá el señor Grey insista en que todos sus empleados sean rubios. Estoy distraída, preguntándome si eso es legal, cuando la puerta del despacho se abre y sale un afroamericano alto y atractivo, con el pelo rizado y vestido con elegancia. Está claro que no podría haber elegido peor mi ropa.
Se vuelve hacia la puerta.
 
—Grey, ¿jugamos al golf esta semana?
 
No oigo la respuesta. El afroamericano me ve y sonríe. Se le arrugan las comisuras de los ojos. Olivia se ha levantado de un salto para ir a llamar al ascensor. Parece que destaca en eso de pegar saltos de la silla. Está más nerviosa que yo.